INICIO Guía de navegación
CONTACTO
 
   
 
La España Morisca | La Geografía Morisca | La Memoria Oral | Archivos Originales | Revista al-kurras | Historias Moriscas
 


Información sobre Base de Datos Personas
Sección
Arabismos 
 
El árabe, (la algarabía como se denominaba el dialecto andalusí), era la lengua materna de los moriscos. Pero no de todos los moriscos. Por lo que se refiere a los granadinos,  los moriscos valencianos , algunos  núcleos importantes de población morisca de Extremadura y de algunas comunidades moriscas dispersas de Castilla, mantuvieron el uso de su lengua materna prácticamente hasta el mismo momento de la expulsión en 1609.

Por contra, los moriscos castellanos y aragoneses fueron perdiendo el  hispano-árabe durante el período mudéjar y según numerosos testimonios, avanzado el Siglo XVI ,  salvo pequeñas capas de población (algunos eruditos, alfaquíes clandestinos o notables), en las potentes  morerías de Aragón y también  Castilla ya no se conocían ni se empleaban los rudimentos de su lengua vernácula.

No obstante, durante los más de seis siglos de convivencia e interpenetración de ambas lenguas, el romance castellano, catalán o aragonés,  recibieron una influencia constante del árabe  de los primeros musulmanes que llegaron a la península y, viceversa, el árabe de éstos fué rapidamente modulado e influenciado por el romance de las poblaciones hispanorromanas de la Península.

La complejidad de esta hibridación lingüística se comprende mejor si se toma nota de que ni siquiera  l árabe de los primeros grupos de conquistadores musulmanes era una lengua homogénea. Cada uno de los grupos que llegó a la Península tras los asentamientos de Tariq Bin Muça,  trajo consigo (Desde Siria, Yemen, Persia o Egipto)  sus propias estructuras dialectales pues se trataba  una lengua que todavía  no había adquirido  un carácter normativo y oficial para el naciente Imperio.

Además, los mayores grupos que se fueron asentando en la Península eran de origen bereber y por lo tanto en los primeros tiempos del asentamiento de las tribus magrebíes, o bien bilingües (árabo-bereber), o simplemente monolingües bereberes, de cuya influencia lingüistica permanecen numerosos rastros en las lenguas romances y la toponimia peninsular.

Para mayor complejidad, las propias lenguas romances tampoco podían ser consideradas lenguas normativas. Eran numerosos las variantes en la Península en el Siglo VII, y de su dispersión nos da una idea el hecho de que el latín siguió siendo durante siglos la lengua culta en la que se publicaban  documentos literarios y se comunicaban  oficiales, eruditos y monarcas.

Hay que considerar que la población peninsular, árabe o cristiana, era abrumadoramente campesina e iletrada, y que la mayoría de estos préstamos lingüisticos entre las distintas lenguas, se practicaba fuera del ámbito normativo de una lengua escrita.Siglos de vida fronteriza y de vaivén de poblaciones enteras, dieron lugar a  a la necesidad de manejarse en ambas lenguas o, al menos,  en el empleo de los rudimentos precisos para entenderse en la vida cotidiana.

De ahí que, en los ejemplos que se pueden ver a continuación, se observe que numerosos préstamos lingüisticos del hispanoárabe al castellano sean relativos a  términos relacionados con la agricultura  o la montaña , la albañileria, el transporte o los animales.

Cuando un párroco tiene que transcribir el apellido árabe de sus nuevos feligreses moriscos,depende de su grado de conocimientos, incluso de su propio origen el que la transcripción se haga más o menos fielmente en relación a lo que dice el morisco. Puede observarse que la  "YIM" árabe  se trasncribe  en "J" o  es trasncrita al texto como "CH", o las múltiples variantes entre la "Z" la "S" la "Ç" que sufre un mismo apellido dependiendo del párroco que la transcriba.

En las Consttituciones para los nuevos convertidos dadas en 1606 por el Obispado de Segorbe,se publican las prohibiciones de las prendas que los moriscos no podían en adelante lucir en sus indumentarias. Se prohibe que los hombres en la Iglesia permanezcan cubiertos con sus "escofías" por el término árabe "Kufía". Tampoco las mujeres pueden llevar en la calle las "almalafas" prenda que les servia de cobertor y para cubrirse la cabeza en público o al menos taparse la cara.
Los agricultores, moriscos o cristianos, cultivaban alberchines o "albadanyines" en árabe.Cultivan albaricoques o "albarquq", recogen las algarrobas "algarrub".


 
 
1.-CORRIENTE,F.: "Diccionario de arabismos y voces afines en iberorromance". Madrid, 1999.
2.-QUINTANA,L. y MORA,J.P.: "Enseñanza del acervo léxico árabe de la lengua española".En cvc.cervantes.es.
3.-VIGUERA,M.J.: " Les mudéjars et leurs documents écrits en arabe".En Revue du monde musulman et de la Mediterranée.,63-64.Aix-en-Provénce (1992/1-2).
4.-TAUFIK LIMAN:"Lenguaje híbrido de los moriscos:entre el arraigo de su acervo cultural islámico y las vicisitudes de su entorno".En Anaquel de Estudios árabes.Vol-13,2002.
5.-FASLA, D. :"Aportación terminológica de la lengua árabe al español medieval,moderno y contemporáneo.(Notas para un análisis etnolingüística y reflexiones críticas).En RESLA,13.1998-1999 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

<< Volver a la lista

Los Moriscos